Hoy se ha celebrado la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

 

Antes de que la delegación azzurra desfilase, Italia ya estaba representada en la ceremonia gracias a Paola Egonu, estrella del equipo de voleibol femenino nacional, elegida por el Comite Olímpico Internacional, junto con otros cinco atletas, como abanderada del estandarte olímpico: una de las mejores atletas italianas galardonada con este gran honor.

 

 

Luego Italia desfiló con un particular uniforme firmado por Armani: un buzo blanco con un tricolor redondo en homenaje a Japón en una unión perfecta entre el tricolor nacional y el sol naciente: “dos mundos distantes unidos por los mismos valores” se lee en la nota del Comite Olímpico italiano.

 

Los abanderados italianos por primera vez en la historia fueron dos: Jessica Rossi, campeona de tiro al plato, y Elia Viviani (ciclismo) ya que se optó por tener a la vez tanto a una mujer como a un hombre como representantes.

 

 

En cuanto a la delegación azzurra, que se ha presentado hoy en medio de sonrisas y mucha emoción, son 384 las y los atletas italianos competirán en más de 30 disciplinas diferentes: desde veteranos como Pellegrini, Ferrari y Montano hasta las muchas y muy jóvenes nuevas caras que llegaron a Tokio llenas de sueños y esperanzas.

 

Se trata del mayor número de atletas dispuestos a honrar al Tricolor en los Juegos Olímpicos… quizás incluso tratando de batir el récord de medallas ganadas (36 en los Juegos de Roma en 1960).

 

 

Algo que ocurre también con el equipo chileno, que cuenta con el número más alto de su historia de deportistas integrantes de una delegación olímpica (58). Encabezados por Francisca Crovetto (skeet) y Marco Grimalt (voleibol playa) desfilaron con la misma alegría y emoción que las y los italianos.

 

¡Un enorme “in bocca al lupo” a ambos equipos!