Por primera vez en la historia esta mañana, tras el exitoso test del dique marítimo”Mose”, la Laguna de Venezia ha quedado cerrada del mar. Se trata de una enorme obra de ingeniería que a finales de 2021 protegerá la ciudad de las inundaciones cíclicas.

 


 

 

El pasado 12 de noviembre las imágenes de Venezia inundada por la elevación del nivel del mar dieron vuelta al mundo. Un fenómeno cíclico y en parte pintoresco que es, en realidad, una enorme amenaza para la supervivencia de la ciudad.

 

Hoy, a las 12.25 horas, a la presencia del Primer Ministro Giuseppe Conte, la última de las 78 barreras que constituyen el dique marítimo “Mose” se ha levantado; cerrando por primera vez en la historia la Laguna de Venezia del mar.

 

El exitoso test de hoy es un paso fundamental hacia la completa realización de “Mose”: una gigantesca obra de ingeniería hidráulica que promete proteger Venezia; cerrando si necesario –completamente o parcialmente- las tres aperturas que conectan la laguna al mar abierto.

 

 

El dique marítimo “Mose” debería estar funcionando para finales de 2021, y a este propósito intervino el Primer Ministro Conte: “Esta importante obra ha llegado a su último kilómetro. Las inundaciones destruyen la vida económica, social y el tejido productivo de la ciudad, y devastan su maravilloso patrimonio histórico y artístico. Tenemos que seguir trabajando para cuidar de Venezia”.

 

El histórico test de hoy es una nueva señal de las ganas de Italia de volver a arrancar. Como las barreras amarilla de “Mose” se han levantado desde el agua hasta proteger por completo Venezia, así los italianos están esforzándose para levantarse en todos los ámbitos sociales y económicos para cuidar de sus familias, de sus comunidades y del País entero.