Muchos la conocen como la “Divina”, es la nadadora italiana que más ha galardones ha conquistado en la ultima década y en estos días durante la Olimpiadas de Tokio 2020 dice adiós a las competiciones internacionales.

 

Federica Pellegrini, nacida en Mirano (Venecia) el 5 de agosto de 1988, es mucho más: un símbolo, un icono del deporte italiano en el mundo. Es la única nadadora italiana que ha batido el récord mundial en más de una especialidad; es la primera mujer italiana en ganar una medalla de oro en natación en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 en los 200 metros estilo libre y la italiana más joven en subir a un podio olímpico: solo tenía 16 años, eran los Juegos de Atenas 2004 y ganó su primera plata olímpica. Pero sus registros no terminan ahí.

 

 

En el Campeonato Mundial de Natación en Roma en 2009, Federica Pellegrini es la primera mujer en el mundo en pasar menos de 4 minutos en los 400 estilo libre. En la misma competición ganó la final en los 200 m estilo libre, deteniendo el cronómetro en 1’52 “98 y superando así su propio récord establecido en la eliminatoria: ¡en menos de un año rebaja el récord mundial en 2 segundos!

 

 

En los años siguientes un gran dolor afecta su carrera: la pérdida de su mentor y entrenador Castagnetti. Pero Federica no se rinde, se recupera y se compromete con tenacidad y determinación, esas características que la hacen la campeona que es. Y comienza a recolectar medallas nuevamente. Gana dos oros en la Copa del Mundo de Shanghai 2011; luego logra un doble oro en el Campeonato de Europa de 2014 en Berlín (con un récord: será la única atleta italiana con tres medallas de oro consecutivas en la competencia continental); luego otra medalla de plata en el Campeonato del Mundo de 2015 en Kazán (siendo la única atleta italiana en subir al podio mundial durante seis ediciones consecutivas); y en el mismo año también ganó la medalla de oro en el curso corto europeo en Israel.

 

 

En 2016 ganó el oro en sus amados 200 metros de estilo libre tanto en el Campeonato de Europa de Londres – recorrido largo – como en el Campeonato del Mundo de Windsor (Canadá) en el recorrido corto, ganando así el único oro que aún le faltaba a su legendario palmarés. Y aunque no obtuvo los resultados que esperaba (y todos esperaban) en los Juegos Olímpicos de Río del mismo año, sin embargo entró definitivamente en la historia del deporte como abanderada de la delegación nacional italiana en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Brasil. Y al año siguiente, a la edad de 29 años, ganó el Campeonato del Mundo en Budapest, confirmando al mundo que es la mejor atleta en los 200 metros de nado libre en la historia de la natación.

 

El otro día en Tokio disputó su última final internacional de los 200 metros libres y al finalizar la carrera declaró:

“Aquí termina, fue un buen viaje. Mientras nadaba, incluso si no se podía ver, tenía una sonrisa”.

Gracias Federica!