Italia ha sido uno de los primeros países del mundo en transponer las Directrices de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos, adoptadas en 2011 por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. En 2016, adoptó el Plan de Acción Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos, por iniciativa de la Comisión Interministerial de Derechos Humanos (CIDH), para implementar esas directrices.

 

En este contexto, la Comisión Interministerial de Derechos Humanos (CIDH) ha aprobado el segundo Plan Quinquenal de Acción Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos.
La relación entre empresas y derechos humanos (DDHH) es un tema de considerable complejidad que Italia viene abordando, desde la adopción de los Principios Rectores de la ONU en 2011, de forma muy activa, situándose desde el principio entre los países más atentos en este ámbito.

 

Este segundo Plan ha sido también el resultado de un gran esfuerzo colectivo, coordinado por el Comité Interministerial de Derechos Humanos y en el que han participado las principales Administraciones del Estado. El proceso se desarrolló a lo largo de todo un año (2021) y se caracterizó también por un intenso diálogo entre las distintas partes interesadas (empresas, sociedad civil, sindicatos, mundo académico, etc.). El nuevo PNA aborda temas relevantes como los relacionados con la protección del medio ambiente, la salud, el trabajo decente y los “defensores de los derechos humanos”, también en vista de los nuevos retos que plantea la economía colaborativa y -también en el contexto del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNR)- en correlación con las oportunidades que ofrece la perspectiva de la reconstrucción pospandémica. Además, no olvida temas neurálgicos e innovadores como, entre otros, el desarrollo tecnológico y la inteligencia artificial -para destacar su posible impacto en el desarrollo de los derechos humanos- así como la temática LGBTIQ+.

 

La adopción del nuevo PNA permite, por tanto, que Italia se mantenga a la vanguardia en este importante campo, que se presenta como uno de los más dinámicos y precursores de las novedades en materia de Derechos Humanos. De hecho, el tema de los derechos humanos en el trabajo no deja de crecer en importancia a nivel internacional, no solo en el seno de las Naciones Unidas, sino también en otras organizaciones, como la OCDE y el Consejo de Europa, y los objetivos vinculados a las cuestiones relativas a los derechos humanos en el trabajo son pertinentes tanto en lo que respecta a la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 como al desarrollo normativo a nivel europeo.

 

Mayores informaciones sobre el plan están disponibles en este link