Se concluyó en Roma el encuentro de los Ministros de Cultura del área G20, con la aprobación de la declaración de 32 puntos que atende las urgencias del sector y la contemporaneidad: cambio climático, formación, protección del patrimonio, digitalización.

 

“La Declaración de Roma de los ministros de Cultura del G20 fue aprobada por unanimidad. No es una declaración simbólica, sino un documento de 32 puntos que ha sido trabajado y compartido en los contenido durante meses entre los países. La cultura se introduce en el trabajo del G20 ”. Con estas palabras, el ministro Dario Franceschini abrió la rueda de prensa organizada al final de los trabajos del G20 sobre Cultura, celebrada en Roma en los días 29 y 30 de julio. Un evento de que comenzó con la ceremonia de inauguración en el Coliseo, y luego continuó en el Palazzo Barberini, donde los Ministros de Cultura de los países del G20 discutieron y aprobaron la Declaración.

 

La cumbre cultural de Roma fue una novedad absoluta en el contexto del trabajo del G20: una elección de la Presidencia italiana sin precedentes en la historia.

 

 

Una decisión estratégica ligada a la importancia del sector cultural en Italia y en el mundo, y a la necesidad de compartir experiencias sobre los impactos de la pandemia, teniendo en cuenta que la cultura representa un motor crucial para un crecimiento sostenible y equilibrado.

 

“El apoyo a la cultura es crucial para el reinicio del país – dijo el primer ministro Mario DraghiLa historia y la belleza son partes integrales de ser italiano. Cuando el mundo nos mira, ve en primer lugar el arte, la música y la literatura. Así que quiero agradecer a quienes trabajan en nuestros teatros, en nuestras bibliotecas y en nuestros museos. Porque el redescubrimiento del pasado es condición necesaria para la creación del futuro ”.

 

En el transcurso de casi un año de trabajo previo a la cumbre italiana, se identificaron 5 áreas principales de interés donde concentrar los esfuerzos. Esfuerzos que luego se tradujeron en los 32 puntos que conforman la Declaración firmada por los Ministros de Cultura del G20.

 

 

Se trata de la protección y promoción de la cultura y los sectores creativos como motores de un crecimiento sostenible y equilibrado; la protección del patrimonio cultural contra los riesgos, incluidos los desastres naturales, la degradación ambiental y el cambio climático; la transición digital y las nuevas tecnologías para la cultura; el desarrollo de capacidades a través de la formación para enfrentar la complejidad del mundo contemporáneo y los desafíos del sector cultural; y el abordar el cambio climático a través de la cultura.

 

“Nos reunimos en un momento crucial – concluyó el ministro Franceschinila pandemia ha hecho aún más evidente cuán interdependientes somos, cuán necesario es que los países trabajen juntos: porque los problemas globales requieren respuestas globales. Al mismo tiempo, la pandemia también nos ha hecho darnos cuenta de que la cultura es el elemento vital de nuestras vidas “.