Era una tendencia en crecimiento; hoy es una situación obligatoria. El smart working en tiempos de coronavirus se ha convertido de posibilidad a necesidad. Una enorme novedad en la vida de las personas en cuarentena que modifica completamente la organización personal y de los espacios domésticos.

 

Hay que conciliar las exigencias particulares con las posibilidades permitidas por el espacio del cual se dispone. La palabra clave es compromiso, entre necesidades, tipo de actividad y metros cuadrados” afirma en una entrevista con “Il Sole 24 Ore” Sanja Radovanovic, presidente IAHSP Europe, International Association of Home Staging Professionals.

 

En este sentido, a raíz de las indicaciones dadas por la Organización Mundial de la Salud en el documento “Mental Health and Psychosocial Considerations During COVID-19 Outbreak, es muy importante tomar en cuenta algunas simples medidas que podrán permitir trabajar desde el hogar sin mayores problemas organizativos y psicológicos.

 

Aquí les dejamos cinco tips imprescindibles, implementados por la Asociación Chilena de Seguridad,  para sobrellevar con éxito el smart working:

 

  • Mantén tu lugar de trabajo lo más limpio y ordenado que puedas y, de ser posible, no trabajes en la misma habitación donde duermes: esto ayudará a generar un límite entre lo laboral y doméstico. Los símbolos son recomendables especialmente porque debemos tratar de hacer un distanciamiento psicológico entre nuestra vida doméstica y laboral, un “símbolo” que muestre que ya comenzó el día laboral, así como un símbolo que demuestre que terminó.

 

  • Al momento de trabajar en casa en largos periodos de tiempo es importante tener claro tu horario de inicio – término y cumplirlo, esto te ayudará a organizar mejor tu tiempo libre y eliminar interrupciones que interfieran en el trabajo.

 

 

  • En cada separación de la mañana y tarde deberás generar pausas que idealmente no impliquen trabajo doméstico. Te recomendamos tener claro los horarios de dichas pausas, al planificar y estructurar tus pausas ayudarán a que tu productividad no disminuya con el paso de las horas.

 

  • Es importante tener al menos tres comidas al día, el desayuno antes de iniciar la jornada laboral, el almuerzo a mitad de la jornada, y la comida al finalizar el día. Si trabajas frente a un computador, recuerda no almorzar frente a él. El almuerzo es un momento de descanso que debes cumplir.

 

  • Aprovecha al máximo el aporte de luz natural, considerando con atención la orientación del computador, para evitar reflejos o sombras. Las plantas, si hay, hacen particularmente bien al ánimo y nos conectan con la naturaleza. Finalmente, si tienes posibilidad, ponte un poco al sol saliendo al patio o al balcón unos minutos.

 

  • Tip extra italiano: desayuna un buen espresso, o un cappuccino cremoso (si eres capaz de prepararlo). Si tienes una medialuna, úntala dentro del café (nadie te verá). Consume alimentos sanos, frescos, ojalá mediterráneos. Aceite de oliva, fruta, verdura, pescado, pasta en cantidad equilibrada. Complementa el gusto con la salud. Haz de la cocina un lugar de creatividad y de separación del trabajo. Las comidas son momentos fundamentales, vívelas con amor. En las pausas del computador muévete e intenta hacer ejercicio (puedes ocupar aplicaciones como Sworkit, Couch to 5K, 8fit, Keelo entre otras o por ejemplo, puedes hacer una pelota de papel y replicar todos los goles de Italia en el mítico Mundial 2006). Finalmente desahogate cantando: en la ducha o asomado a la ventana, nada mejor que improvisarse tenor con una buena aria de opera. Seas cuidadoso, creativo y optimista… y todo saldrá bien.