Se llama TANGO (iTaliAN pv Giga factOry) el proyecto Gigafactory que ayudará a 3Sun, de Enel Green Power, a convertirse en la mayor fábrica de Europa para la producción de módulos fotovoltaicos de doble cara, con un aumento de la capacidad de producción hasta los 3 GW anuales, frente a los 200 MW actuales.

Con una inversión de unos 600 millones de euros, el proyecto promoverá la última generación de tecnología solar de alta eficiencia en Europa y contribuirá a reducir la dependencia energética del continente, pero los beneficios no sólo se estiman en términos de sostenibilidad y eficiencia: las proyecciones hablan de un aumento local de unos 1.000 puestos de trabajo.

De los 600 millones de euros de inversión, casi 118 millones procederán del Fondo Europeo de Innovación. De hecho, Enel Green Power ha firmado un acuerdo de préstamo blando con la Comisión Europea.

Para julio de 2024, TANGO producirá 3GW al año de módulos fotovoltaicos de doble cara innovadores, sostenibles y de alto rendimiento en la fábrica de paneles solares 3Sun de EGP en Catania (Italia), multiplicando por 15 su capacidad de producción.

“La demanda mundial de módulos solares fotovoltaicos está creciendo a un ritmo acelerado”, dijo Francesco Starace, administrador delegado del Grupo Enel. “Se espera que sólo Europa absorba gran parte de la demanda adicional debido a la alta competitividad y asequibilidad de esta tecnología. La fuente de suministro de estos importantes componentes representa un punto débil en la cadena de suministro global y vemos la necesidad de reequilibrar su distribución geográfica, que hoy en día depende excesivamente de una única fuente en Asia. Esta inversión devolverá a Europa 3.000 MW de capacidad de producción al año y supondrá un gran paso adelante para que Italia mantenga su liderazgo tecnológico.”

Este proyecto supone una valiosa contribución a la consecución de los objetivos climáticos fijados por la UE, según los cuales para 2030 debe alcanzarse un 40% de consumo energético procedente de fuentes renovables.

La Gigafactory se diseñó y construyó siguiendo las mejores prácticas sostenibles y circulares, aumentando el uso de materiales reciclados y respetuosos con el medio ambiente y reduciendo el consumo de energía y recursos.