Desde hoy la Embajada de Italia en Chile cuenta con un Experto Científico, figura profesional que se encargará de fortalecer las relaciones bilaterales Italia-Chile en materia de investigación y desarrollo científico.
El puesto será ocupado por el Profesor Masimo Turatto. Astrónomo, ex-director de los Observatorios Astronómicos de Padua y Trieste con una amplia experiencia internacional como Investigador Principal de proyectos de la ESO y la OTAN.
En ocasión de su llegada lo entrevistamos para que nos cuente de qué trata su misión, cuáles son sus objetivos y por qué Italia y Chile pueden ser excelentes partners en la cooperación científica.

 


 

En primer lugar, ¿cuáles son sus expectativas y sentimientos hacia esta nueva aventura: qué espera de Chile y de los chilenos? ¿Ya conoce el país?

 

Es emocionante poder operar en Chile para promover la cooperación científica y tecnológica con Italia. Creo que el establecimiento de esta nueva función tiene mucha visión de futuro por parte de la diplomacia italiana.

 

Conocí Chile y a los chilenos durante los noventa, por lo que no será una experiencia completamente nueva. Soy investigador del Instituto Nacional de Astrofísica al cual me incorporé muy joven. En todos estos años he estudiado los mecanismos que regulan el funcionamiento del Universo, descubriendo cosas nuevas y encontrándome ante nuevas preguntas. Durante mi carrera he trabajado en muchas ciudades italianas y países extranjeros. Entre ellos se encuentra Chile, a partir de los noventa, donde realicé innumerables viajes para realizar observaciones con telescopios europeos en Cerro La Silla y Paranal, en el desierto de Atacama y me quedé con mi familia entre 1996 y 1997.

 

Los valores culturales que nos unen son los mismos. Somos socios por naturaleza

 

 

Desde un punto de vista profesional ¿cuáles serán sus tareas y cuáles son sus objetivos como Experto Científico?

 

Aquí está la diferencia con el pasado. Hasta ahora sólo estaba involucrado en Astrofísica. De hecho, estuve involucrado en un área específica de investigación, las explosiones estelares.

 

Ahora con el nuevo puesto abriré mis horizontes para abarcar todos los sectores científicos y tecnológicos, desde el agroalimentario, hasta la producción de energías alternativas, desde la geología hasta la investigación médica.

 

Mis tareas serán variadas: la elaboración, implementación y seguimiento de los Protocolos Ejecutivos bilaterales de cooperación científico-tecnológica, la promoción y apoyo de convenios entre organismos científicos y empresas de los dos países, la organización de eventos públicos y eventos de apoyo a la excelencia del sistema científico italiano en Chile, la formación de una red de investigadores italianos que trabajan en Chile para fomentar sus contactos con investigadores que trabajan en Italia.

 

En definitiva, tendré que actuar como punto de referencia para la comunidad científica italiana en Chile.

 

 

 

 

El papel de los investigadores y las empresas italianas es decisivo

 

¿Por qué cree que Italia y Chile pueden ser dos socios “naturales” en el campo de la investigación? Hablando de cooperación e investigación ¿qué papel jugarán las instituciones académicas en el desarrollo de las relaciones bilaterales Italia-Chile?

 

Aunque geográficamente muy distantes, Italia y Chile tienen una larga tradición de amistad. Esto nació con el establecimiento en Chile de una comunidad italiana que se destacó por su seriedad y laboriosidad. Chile es un país moderno y como tal pretende invertir en investigación científica para ubicarse entre las naciones más avanzadas del mundo. La reciente creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación es un paso en esta dirección.

 

Italia es un país cuya investigación científica está muy desarrollada en todos los sectores. Tanto Chile como Italia son países muy grandes y variados, con fallas, volcanes, glaciares y muy dependientes de los recursos marinos. La fuerte radiación solar favorece tanto la investigación energética solar como fotovoltaica. Los valores culturales que nos unen son los mismos. Somos “socios por naturaleza”.

 

Muchas instituciones científicas de los dos países lo han entendido desde hace algún tiempo y ya están colaborando. Lo que aún falta es la sistematización de estos informes con el fin de optimizar los recursos para obtener mejores resultados.

 

El mundo de la ciencia y la tecnología es muy competitivo y la eficiencia organizativa es fundamental.

 

 

 

 

Debido a las características territoriales, a menudo se identifica a Chile como líder en investigación astronómica. ¿Qué importancia tendrá la presencia de investigadores italianos en la zona?

 

La conformación territorial hace de Chile un país único para la investigación astronómica, igualado sólo por las Islas Hawaii y Canarias. La investigación desde el espacio ofrece condiciones aún mejores pero a costos y en condiciones a menudo prohibitivas.

 

Con el fin de observar el hemisferio sur de la bóveda celeste y explotar el potencial que ofrece Chile, los europeos crearon, a partir de las décadas de 1950 y 1960, el European Southern Observatory (ESO), una institución de investigación internacional con sede en Alemania e instrumentos, por supuesto, en Chile. Durante el mismo período los norteamericanos crearon estaciones de observación similares en Chile. Más recientemente, un gran consorcio global (que incluye a ESO, institutos estadounidenses y otras naciones del Extremo Oriente) ha realizado una gran inversión conjunta al crear ALMA, un observatorio milimétrico en el altiplano sobre San Pedro de Atacama.

 

Los italianos, desde que se unieron a ESO a principios de la década de 1980, han sido fundamentales en su desarrollo. En Chile se formaron generaciones enteras de jóvenes astrónomos. Algunos de ellos se han queado para trabajar en diversas universidades chilenas y entregan su aporte a la consolidación de la investigación astronómica chilena. Otros trabajan en organizaciones astronómicas internacionales, a menudo en puestos de gran responsabilidad.

 

Y el futuro de la investigación astronómica en Chile es brillante. E-ELT (European-Extremely Large Telescope) está en construcción en Cerro Armazones, el telescopio más grande (39m de diámetro) jamás concebido por el hombre, y otros instrumentos que revolucionarán nuestro conocimiento del cosmos (GMT en Las Campanas y Vera -Observatorio de Rubin en Cerro Pachón).

 

En todos estos grandes proyectos el papel de los investigadores y las empresas italianas es decisivo.

 

 

 

 

En la investigación científica las ideas y los avances provienen de la colaboración

 

En los últimos tres años, la Embajada de Italia en Chile ha llevado a cabo, a través de diferentes canales y gracias al apoyo de socios públicos y privados, una campaña de sensibilización sobre la adopción de prácticas de alimentación mediterránea, identificada como una posible base para un estilo de vida saludable. ¿Qué importancia tiene el papel de la ciencia en la mejora de la calidad de vida de las personas y cómo pueden Italia y Chile emprender un viaje juntos con este objetivo?

 

Es conocido que la Dieta Mediterránea es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010. Y no cabe duda de que entre las naciones que siguen la dieta mediterránea, Italia es la que tiene los mejores productos y la tradición más consolidada.

 

Por tanto, creo que la campaña desarrollada por la Embajada de Italia es útil para promover un estilo de vida saludable.

 

La ciencia nos dice que una alimentación adecuada es fundamental para mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos. No es casualidad que los italianos sean uno de los pueblos más longevos del mundo. La atención al contenido y las cualidades organolépticas de los alimentos que producimos es muy alta.

 

 

 

Como sabrá, Chile atraviesa un momento de gran cambio. Recientemente se eligió la Convención Constituyente que redactará la nueva Carta Constitucional en los próximos doce meses. Entre los muchos temas de discusión también se habla de innovación científica y desarrollo de la investigación. ¿Qué puede “enseñar” Italia desde este punto de vista?

 

Sé que Chile se ha embarcado en un nuevo e importante proceso de revisión constitucional. Y sé que la investigación científica y la innovación también se discuten en este contexto.

 

No puedo comentar sobre el debate en curso. Sin embargo, puedo decir que en 2005 la Comisión Europea adoptó la denominada Carta Europea de Investigadores que Italia firmó rápidamente. Es un conjunto de principios generales que regulan las prerrogativas y el comportamiento de los investigadores, los organismos de investigación y quienes financian la investigación.

 

El objetivo de la Carta es garantizar el máximo beneficio de la investigación y la transferencia de tecnología por parte de toda la sociedad, garantizando al mismo tiempo la libertad de los investigadores. Sería bueno que la nueva Constitución chilena se inspirara en principios similares para la investigación.

 

 

 

En agosto de 2020, un equipo de médicos del Hospital “Lazzaro Spallanzani” tuvo la oportunidad de apoyar a colegas chilenos del Hospital Clínico de la Universidad de Chile (y otros más) en la lucha contra el Covid-19. En un momento tan complejo, impredecible y en cierto modo indescifrable, surgieron ideas interesantes para la colaboración clínica y de investigación. ¿Cree que, ahora que la batalla contra el Covid-19 parece comenzar a dar los resultados esperados, Italia y Chile pueden/deben continuar por este camino? ¿Y cómo?

 

Nunca como en la emergencia que hemos experimentado, y que todavía estamos experimentando, ha surgido con evidencia disruptiva cuánto la investigación científica puede hacer para mejorar la vida de las personas. El desarrollo de vacunas en un tiempo récord es un triunfo de la ciencia. Y rara vez un solo grupo o investigador, encerrado en su laboratorio, logra hacer descubrimientos revolucionarios.

 

En la investigación científica las ideas y los avances provienen de la colaboración.

 

En Italia, la investigación médica está a la vanguardia en muchos sectores y el Hospital Spallanzani es un centro de excelencia para las enfermedades infecciosas. Me alegró saber de los periódicos cómo los médicos italianos pudieron contribuir en la lucha contra el Covid-19 en Chile. Estoy seguro de que una colaboración estable entre los investigadores del Hospital Spallanzani y los colegas chilenos conducirá a beneficios para ambas países. Por mi parte, haré todo lo posible para fomentar la colaboración entre los centros de investigación italianos y chilenos.